Nove inicia negociaciones con la Xunta apostando por una reconstrucción de la hostelería desde la raíz

La agrupación de cocineros solicita un plan a largo plazo que asegure las ayudas durante por lo menos un año tras la apertura.

Abrir con garantías y la existencia de un apoyo real a los hosteleros para que puedan permanecer cerrados hasta que la situación sea más estable es una de sus demandas.

En las últimas semanas la agrupación de cocineros NOVE mantuvo un diálogo directo con la Xunta de Galicia, en concreto con su consellería de Turismo, para intentar encontrar una solución a la situación que está viviendo la hostelería en estos tiempos de pandemia. Partiendo de la premisa de que lo primero y más importante es la seguridad a nivel sanitario y tener muy en cuenta las cifras, el grupo puso sobre la mesa una serie de peticiones y de aportaciones que consideran necesarias para entre todos iniciar una reconstrucción real de la hostelería.

Desde NOVE manifiestan la importancia de abrir con garantías. Es preferible permanecer más tiempo cerrados si eso garantiza una reapertura más segura a nivel sanitario y a nivel económico, ya que abrir y cerrar constantemente destroza los negocios. Pero estos cierres deben ir acompañados de ayudas económicas que permitan a los negocios subsistir mientras no estén funcionando; el cierre debe ser un cierre con apoyo, con ayudas reales que se mantengan durante un año tras la apertura de los establecimientos para poder empezar esa reconstrucción de la hostelería con una base sólida.

La agrupación de cocineros gallegos defiende que esa reconstrucción sea desde la raíz. Es preciso elaborar entre todos los agentes implicados – hosteleros, productores, escuelas, economistas, médicos, etc – un plan de reconstrucción serio, sostenible y muy humano. Las crisis son también una oportunidad de mejora. Es primordial mejorar la hostelería y esto solo será posible partiendo de la base y apostando por la educación y la sostenibilidad. Aprovechar el increíble potencial de la hostelería gallega y darle el lugar que merece debe ser un objetivo prioritario, fomentando Galicia como destino seguro, saludable y sostenible donde los protagonistas sean el producto de calidad, un respeto al mismo a lo largo de toda la cadena y una educación que potencie el conocimiento sobre la gastronomía gallega y sus posibilidades.

NOVE considera necesaria la constitución de un comité de expertos procedentes de diferentes sectores que trabajen en esta reconstrucción. Una reconstrucción que debe ir poco a poco, como un trabajo de fondo, asentando bien los cimientos, con vistas a largo plazo y que consiga dejarle a las nuevas generaciones una hostelería de calidad, con mejores condiciones y con más estabilidad.