Nacida en 1981, consiguió alzarse en la edición de 2008 de la Feira Alimentaria con el galardón que la reconocía como ganadora del Concurso ‘Cocinero del Año en España’.

La suya es una cocina avanzada aunque de inconfundible raíz gallega, que tiene su origen en aquella aldea de Ardán que la vio crecer entre huertas y animales de granja donde la vida se estructuraba alrededor de la cocina. Siempre había algo bullendo en las ollas, pero nadie en su familia se había dedicado antes a cocinar profesionalmente y tampoco parecía que ella fuera a hacerlo hasta que lo hizo. Terminadas las prácticas de la Escuela, entró a trabajar junto a Marcelo Tejedor en Casa Marcelo en la época en la que éste obtuvo su propia Estrella Michelin. De él aprendió una forma de entender la cocina que nadie le había explicado antes. Tras una temporada en sus fogones, se marchó para iniciar una breve etapa itinerante en restaurantes de Alemania y Francia antes de retornar a Galicia, asociándose con Juan Crujeiras para regentar A Estación de Cambre, donde también lograron una estrella Michelin, hasta que en el año 2017 decidieron emprender caminos por separado.

La cocina de Beatriz se basa en el más sencillo de los principios: el produto fresco y de calidad. Preferiblemente pescado, eses pescados que según van entrando en el establecimiento y les vas viendo la cara, te van inspirando una idea, una receta, un plato. Quizás sea ese el único secreto de su éxito, el mantener siempre como premisa que la inspiración nace de la materia prima de calidad que el mercado pone día a día a su disposición, sin buscar otro camino a la genialidad que el trabajo bien hecho y la honestidad en el plato.